Esta práctica puede revertir los síntomas de ansiedad y estrés en tan solo tres minutos.