El gobierno estadounidense está enviando mensajes subliminales a los medios de comunicación. La finalidad de estos mensajes es que los televidentes no crean en Nibiru.