Las inundaciones y tormentas fueron los eventos de desastre más frecuentes, seguidos de terremotos, temperaturas extremas, deslizamientos de tierra, sequías, incendios forestales, actividad volcánica y movimiento de masa