Los investigadores europeos inicialmente atribuyeron la presencia de nanopartículas metálicas en los ganglios linfáticos de las personas tatuadas a la coloración de la tinta. Después de observar muestras