Peter Noble, un microbiólogo de la Universidad de Washington, ha realizado una investigación fascinante en el campo de la vida post mortem.