La cafeína más otro compuesto en el recubrimiento ceroso de los granos de café pueden proteger contra la degeneración cerebral