La homeopatía cuenta con un tratamiento que cura, en algunos casos, a niños con autismo (TGD). Pocos médicos en el sistema de atención médica convencional saben de ellos.