Un número sin precedentes de niños en Estados Unidos está muriendo de gripe después de recibir la vacuna contra la gripe.