Según todos los informes, los tres líderes occidentales, que históricamente habían evitado a Putin, han sido moderadamente parcos en la asignación de fondos para la investigación y supervivencia