La política de añadir el fluoruro al suministro público de agua se suspendió en Rusia en 1990. Pero los grupos regionales de presión financiados encubiertamente por la Fundación