Un gran deslizamiento de tierra en Llusco en la región de Cusco en Perú en marzo de 2018 condujo a la destrucción de más de 100 casas