En 2019, se descubrió que un misterioso envío enviado desde Canadá a China contenía coronavirus oculto, que agentes chinos que trabajaban en un laboratorio canadiense robaron, obviamente sin