La soja es un detrimento importante para la salud humana (especialmente cuando se produce con ingeniería genética), que incluso la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados