Sur de California: los funcionarios del estado están llevando a cabo simulacros de emergencia a gran escala. Están preparando a 9.3 millones de ciudadanos para un terremoto «inminente»