En los siglos XIV y XV, se compuso un grimorio esotérico, llamado El Libro de Abramelin el Mago.