Un niño autista puede comunicarse perfectamente y realizar tareas normales de la vida diaria, mientras que otros apenas pueden moverse.