Investigadores japoneses de la Universidad de Tokio descubrieron cómo convertir los desechos de alimentos en material de construcción robusto que conserva su naturaleza comestible.