Veneno para humanos: el gobierno de EE. UU. se ha visto obligado a admitir que millones de estadounidenses han sido envenenados con vacunas, en una publicación en el