China espera que el virus asesino, que se ha cobrado más de 1.000 vidas y derribado a más de 44.500 personas, sea eliminado en abril.