Empresas suecas han comenzado a implantar microchips en los cuerpos de los empleados. Los trabajadores aceptan los implantes RFID. Piensan que son "modernos, de moda y convenientes", sin