Las memorias privadas escritas por el astrónomo serbio Milorad B. Protić afirman que Nibiru desecó el paisaje de Marte, durante su última estancia a través del sistema solar