"El aborrecible y vergonzoso abuso en las escuelas católicas ha quedado una vez más al descubierto".