Los padres ahora perderán $ 28 cada 15 días por cada niño que no esté actualizado con sus vacunas.