En un estudio publicado en la revista Environmental Research, un equipo internacional de investigadores describió cómo encontraron pequeñas partículas de contaminación del aire alojadas en los tallos cerebrales