Sungazing, mirar al sol, era una práctica muy popular en la antigüedad.