La orden exigía la aprehensión inmediata de Bergoglio como delincuente convicto y una amenaza para la seguridad de los niños.