De acuerdo con la Profecía Bíblica, el Apocalipsis y el TORA, algo definitivamente está sobre nosotros.