Erin Olivera de Los Ángeles esperó semanas para que los médicos le dijeran que su hijo menor estaba paralizado.