Tuvo lugar la tarde del 24 de julio, cuando los cielos sobre el norte de Rusia se oscurecieron inexplicablemente.