Una catastrófica plaga de ratas se está extendiendo por el este de Australia en lo que algunas personas describen como una "plaga de proporciones bíblicas".