Algunos científicos occidentales que quisieron dar a conocer información privilegiada sobre Nibiru han muerto misteriosamente. Otros tienen sus historias académicas y laborales borradas de la vista pública. Todo comenzó