El nuevo coronavirus podría terminar infectando a más del 60 por ciento de la población mundial, lo que provocaría 45 millones de muertes.