Un estudio reciente ha descubierto que la terapia personalizada con probióticos a corto plazo es eficaz para el tratamiento de la gota, la enfermedad renal relacionada con la