En una actualización de una demanda contra el gigante tecnológico Google, el fiscal general de Arizona Mark Brnovich dice que rastrea Google a los usuarios y continúa recopilando