Según los datos recopilados por el estudio, el 60 por ciento de las personas de 65 años o más, tienen un riesgo masivo de muerte si reciben la