Cuando nacemos estamos conectados libremente a esta energía universal.