Formaldehído: los correos electrónicos filtrados de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos confirman que el formaldehído, un ingrediente clave en las vacunas, es la principal