Los científicos han descubierto los restos cremados del Buda dentro de una caja de cerámica en el condado de Jingchuan, China. Según los arqueólogos, una inscripción dice que