En la investigación de Alzheimer, los científicos del MIT revelan el papel del ritmo cerebral.