Justin Trudeau ha dado el visto bueno para permitir que el salmón genéticamente modificado (OGM) se venda al público. El alega que los canadienses están “felices” de ser