Uno de los funcionarios de más alto rango en la Iglesia Católica dice que los niños abusados ​​sexualmente pueden experimentar «un encuentro espiritual con Dios a través del