Los alimentos estadounidenses están cada vez más llenos de aditivos a nanoescala, incluso cuando los investigadores hacen sonar las alarmas sobre su seguridad.