Estudios anteriores han explorado el vínculo entre la siesta durante el día y la enfermedad de Alzheimer. Mientras que algunos lo consideran la forma del cerebro de compensar