Los bebés que tienen sus prepucios extirpados tienen muchas más probabilidades de morir a causa de la afección, también conocida como Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL),