Un nuevo estudio sugiere que los humanos se mantienen segregados de otros extraterrestres.