La silla de cuero rojo motorizada, que Hawking usó entre finales de los años 80 y mediados de los 90, varias décadas después de que le diagnosticaron esclerosis