Las picaduras de insectos pueden ser mortales si no se tratan de inmediato. Pero muchos repelentes de insectos convencionales contienen sustancias químicas tóxicas.