Investigadores de EE. UU. y Alemania han descubierto dos docenas de exoplanetas que pueden ser mejores para sustentar la vida que la Tierra.