Los seres queridos y los cuidadores de las personas con discapacidades han presentado durante mucho tiempo pruebas anecdóticas que sugieren que en ausencia de una comunicación verbal típica,