Los cometas desalojados no solo se estrellan contra la Tierra, sino que también se desintegran en el sistema solar interior a medida que se acercan al sol. Así